miércoles, 20 de agosto de 2008

Abusan los derechosde madre de Manuela Valle



Manuela Valle sabe algo acerca de los derechos de la mujer. Sus estudios en la Universidad de British Columbia pertenecen a ese ramo, al estudio de la mujer (Women´s Studies). Manuela Valle y Francisco Oltra son los flamantes y orgullosos papás de Ramona, de escasos dos meses y medio, también son la bajista y el guitarrista del grupo Los Malos de Vancouver, y sobretodo, son mis amigos. Pertenecen a esa clase de personas que se ganan a la gente inmediatamente, como decía Santiago en la edición anterior, te invitan a su casa a la menor provocación.

La pareja de chilenos estaba en la “prestigiada” tienda departamental H&M adquiriendo algunas prendas de vestir. Mientras Fransisco se probaba algunas ropas, a Manola se le hizo natural alimentar a su pequeña que le estaba pidiendo el lunch. Desgraciadamente tenemos que compartir nuestros espacios con gente retrógrada que encuentra ofensivo este acto natural de dar el pecho al bebé o a la guagua como dicen los chilenos.

Acto seguido la dependienta la detiene y le dice que se tiene que mover a un cuarto privado porque los clientes se están quejando. “me dijo que no estaba permitido hacer eso en público” dijo Valle que apenas estaba saliendo de su incredulidad cuando dos más se acercaron hablando por sus radios. Como si ella fuera un criminal o una amenaza para la tienda. ¿Estarían llamando a seguridad? ¿Para removerla por la fuerza por amamantar? ¿Y qué pensaban hacer con la bebé?

El gerente y dos empleados condujeron a Manola a un cuarto privado mientras seguían hablando por la radio humillando a la nueva madre, haciéndola sentir como una delincuente, porque la gente se le quedaba viendo pensando que estaba siendo arrestada. “Les grité que estaba siendo arrestada por amamantar a mi hija” dijo Manola.

La discriminación provocó una protesta al día siguiente en donde unas 150 mujeres se reunieron para amamantar a sus hijos dentro de la tienda creando caos y nerviosismo entre los empleados. Una pesadilla mediática ya que diversos medios de comunicación y fotógrafos independientes estaban allí. Muchos amigos de la pareja y de esta publicación también se encontraban presentes, incluso algunos papás gays. Pero la gran mayoría no conocían ni tenían relación con la familia chilena.

De parte de H&M, la representante corporativa, una escosesa que vive en Toronto y que no es madre aún de nombre Laura Shankland, emitió sus disculpas públicas ante una horda de madres enojadas, quien con bebés en brazos exigían ver las copias del manual del personal.
Shankland sostiene que la política de la tienda es dejar que las madres amamanten a sus hijos libremente “parte de esa política es ofrecerle a la madre un lugar más cómodo y privado, si ella así quiere, para nutrir a su bebé, o el uso de alguna silla, banco o algo para que se sienta más confortable” Al ser presionada acerca de si es mandatorio recluirse responde “es totalmente opcional” al preguntarle entonces por qué existió este comportamiento nos comenta “parece ser que fue un caso de mala comunicación y malos entendidos y lamentamos que el cliente haya tenido una mala experiencia con nosotros” y ¿cómo lo van a remediar? “pues tenemos que asegurarnos que en todas nuestras tiendas los empleados sepan que tenemos esta política en práctica” y qué le diría a Manuela Valle si la tuviera enfrente “Me hubiera gustado poder conocerla para disculparme en persona por su mala experiencia y nuevamente perdirle disculpas porque recibió mala información, si tenemos la política de dejar alimentar a los bebés” recalca la Communications Manager.

Sin embargo Veronika Polanska, una de las convocadoras al evento que habló en defensa de las madres, dice lo siguiente “No creo que esa sea la política y lo dudo que lo tengan por escrito pues algunas mujeres nos han dicho que les han advertido los empleados que la regla es llevar a las madres a un lugar privado fuera de la vista del público, a un probador por ejemplo, y es un hecho, además que esto ha sucedido en el pasado, sé que ha pasado en otra tienda de H&M en Massachussets, sé que pasa en Australia, en Gran Bretaña y por supuesto en Estados Unidos pero nunca pensé que pasaría aquí y además escuchamos otro caso en West jet, amamantar es natural y no debe ser restringido” Veronika Polanska suelta una advertencia a cualquiera que quiera abusar de las nuevas mamás “No se metan con las madres porque pertenecemos a muchas organizaciones y nos apoyamos unas a otras y esto es prueba de ello”.

Otra madre ha comentado después de la declaración y disculpa pública de una nerviosa Laura Shankland que hasta el acento escocés se le salía, “Yo espero que cuando ella sea madre no tenga que pasar por este tipo de discriminación”. Mientras tanto Bethan Stewart con su hijo Maxwell, otra madre disgustada, daba una entrevista a los medios “A menos que esta tienda tenga serios problemas de entrenamiento no veo como puede ser esto un accidente o una mala comunicación” al ser cuestionada el por qué de su enojo responde “Sí estoy enojada, harta de que me digan en dónde tengo que alimentar a mi hijo en ciertas circunstancias o a dónde puedo ir con él, a mí me ha sido negada la entrada a lugares porque no permiten que menores de 18 entren al recinto, no es lógico, por qué cómo es posible que mi hijo de pocos meses de edad afecte esa ley, yo tengo que estar con él porque necesita ser alimentado.

La madres entonces demandaron una copia del manual de entrenamiento, pero hasta que nosotros nos fuimos no lo habían producido ni Laura ni la mal encarada de su jefa ni el guarura.

La doctora Dr. Verity Livingstone, fundadora y directora médica del Vancouver Breastfeeding Centre en la UBC, da su opinion.

“Es algo muy humillante cuando a una mujer le dicen que amamantar a su bebé es ofensivo o indiscreto. Ella ha respondido de forma natural como toda mamá al cuidar a su hijo y que haya sido conducida hacia un cuarto sintiendo que ha hecho algo criminal está mal” concluyó.

La Comisión de Derechos Humanos dice expresamente que es un derecha humano de la mujer darle el pecho a su bebé cuando éste lo requira así sea en público.

2 comentarios:

Apát Lajos dijo...

Muy bueno Oswaldo, muy bueno. La reacción de la cadena de tiendas.... bueno, pues habrá que darles el margen que también pedimos para nosotros, ¿no?. Al menos reaccionaron rápidamente y el resto, lo de Veronika Polanska, es rizar el rizo. Aunque tuviera razón, todo el mundo tiene derecho a rectificar y si lo exigimos para nosotros habrá que concederselo a los demás también.
Un abrazo desde el Pacto de Varsovia.

Anónimo dijo...

Amamantar resulta doloroso y desgastante para la madre en terminos fisicos. Hay que aplaudir y apoyar a las mujeres que deciden hacerlo por el bienestar de sus hijos.
Como siempre, La Vanguardia a la vanguardia...

Abrazos desde Main y Broadway

Gran Maria de Vancouver