domingo, 27 de abril de 2008

Focas

270,000 focas arpa están siendo masacradas indiscriminadamente en el norte de Quebec, Terranova y Labrador, concentrándose en el golfo de San Lázaro. Los pescadores/cazadores defienden que es un método de subsistencia milenario y que no se pone en peligro el balance del ecosistema de las focas porque hay muchas y de no cazarlas se pondría en peligro su supervivencia familiar. El gobierno lo considera un buen negocio con exportación de pieles y aceites del mamífero hacia mercados en Europa del este, China e incluso Rusia. Los oficiales también aluden que hay sobrepoblación de focas que se comen todo el bacalao destinado al consumo humano.

Esta práctica ya había sido suspendida en los 90s después de la gran presión internacional y los estudios científicos realizados que mostraban que la caza inhumana afectaba el número de las focas poniéndolas en riesgo. Sobretodo porque la mayoría de las cazadas son cachorros y los efectos de estas masacres no se saben sino hasta años después. Las crías que se sacrifican más son como de tres meses promedio, Son más fáciles de matar y su piel es más apreciada en el mercado. En el año 2006, la cotización estaba entre 50 y 70 euros por unidad, a lo que hay que sumar lo que se obtiene por la venta del aceite. Las crías pesan aproximadamente 10 kilogramos (22 libras) y nacen cubiertas de un pelaje blanco, suave y esponjoso. Las hembras y machos de las focas arpa miden aproximadamente 1.7 metros (5.6 pies) de largo y pesan 130 kilogramos (286 libras). Los adultos maduros tienen el lomo de color blanco plateado con una marca negra en forma de espoleta (arpa).

El mundo condena esta práctica inhumana e ignorante porque con el calentamiento global su habitat se está derritiendo por lo que resulta falaz decir que su supervivencia no está en peligro. Todo el ecosistema polar está en peligro. La única solución es armar a las focas con Kalishnikovs.

1 comentario:

Iván Barr dijo...

Saludos desde algún punto al Sur de Vancouver (qeu puede ser cualquiera), pero dentro del Hemisferio Norte.
Debo decir que he llegado a tu blog gracias al post en donde describes a la ciudad (el cual, de modo magnífico, y mejor que nadie hasta ahora, narra "justamente" lo que yo quería leer. Y me he quedado leyendo todo lo que escribes... Es más, me he entusiasmado tanto que te añadiré con un link desde el mío.
Lo de la focas, fatal... Pero a fin de cuentas, como suceso y hecho noticioso, es quizás el ejemplo más representativo de la decadencia "posmoderna".
Seguiremos en contacto.
Gracias por estar ahí.
Ah! y proxicamente aterrizo en Vancouver.
Voy a escribirme un guión. Necesito de una ciudad gris y lluviosa para hacerlo.